Tratamiento del acné

Tratamiento del acné

El acné es una alteración dermatológica, no tratarlo o tratarlo de forma incorrecta, además de resultar extremadamente molesto, perjudica la imagen del individuo y puede causarle trastornos psicológicos ya que le puede conducir a la aparición de cicatrices serias y permanentes. Aunque puede presentarse a cualquier edad, lo más habitual es que aparezca en la pubertad. Puede persistir a lo largo de la edad adulta. Se estima que 3 de cada 4 adolescentes padecen una u otra forma de acné. Se ha descubierto que tiene un fuerte componente hereditario.

Consiste en inflamación de las glándulas pilosebáceas por exceso de grasa, bacterias, estimulados por actividad hormonal que conlleva a la obstrucción de poros y a la aparición de diferentes a lesiones en la piel.  Puede localizarse en cara, espalda, brazos y pecho. Provoca la aparición de puntos negros y blancos, granos rojos, nódulos dolorosos debajo de la superficie de la piel, granos blancos con pus o todos estos al mismo tiempo dependiendo del grado.

El tratamiento para el acné depende del grado que lo presenta cada persona. Sin embargo, en todos los casos la higiene es esencial. Es recomendable lavar el área afectada con agua tibia y jabones adecuados dos veces al día, una vez por la mañana y otra por la noche. La elección del jabón es muy importante ya que se suele incurrir en limpiezas demasiado fuertes y esto puede empeorar el padecimiento. El jabón debe ser no alcalino y suave. El uso repetido de jabones alcalinos aumenta el pH de la piel y disminuye su capacidad fisiológica para mantener la microbiota natural. El lavado no debe ser vigoroso, por el contrario, debe ser suave y hay que evitar frotar la zona al secar.

Los productos de higiene deben cuidar la hidratación y evitar irritar la piel. Nunca es recomendable reventar los granos ya que se puede agravar la situación. La piel de una persona con acné es especial. Al aplicar un nuevo producto es importante hacer una prueba en las diferentes ubicaciones anatómicas ya que la piel de la cara es diferente de la de la espalda y esta a su vez de la de brazos y pecho.

En resumen, los objetivos de la limpieza en pacientes con acné son:

  1. Limpiar suavemente la piel y prepararla para la absorción de terapias tópicas (en los casos que se requieren).
  2. Evitar la irritación y la deshidratación de la piel.
  3. Minimizar o revertir el daño a la barrera cutánea.
  4. No contribuir a empeorar el acné
  5. Mantener el pH de la piel.
  6. Reducir la proliferación y la inflamación asociada con el acné.

Perspectiva para alguien con acné

El tratamiento para el acné a menudo es exitoso. La mayoría de las personas pueden esperar que su acné comience a desaparecer en seis u ocho semanas. Sin embargo, algunos casos pueden requerir un tratamiento adicional o a largo plazo. Los casos más severos deben atenderse con un especialista.

La cicatrización del acné puede causar estrés emocional. Pero, el tratamiento oportuno puede ayudar a prevenir las cicatrices.

Prevenir el acné

Es difícil prevenir el acné ya que tiene un componente hereditario importante. Pero se pueden tomar medidas en casa para ayudar a prevenir el acné después del tratamiento. Estos pasos incluyen:

  • Lavar la cara dos veces al día con un limpiador adecuado
  • Usar una crema para acné
  • Evitar el maquillaje que contiene aceite
  • Retirar el maquillaje y limpiar bien la piel antes de acostarse
  • Bañarse después de hacer ejercicio
  • Evitar la ropa ajustada
  • Llevar una dieta saludable evitando azúcares refinados y grasas saturadas
  • Controlar el estrés

 

La limpieza es parte fundamental tanto del tratamiento como de la prevención del acné.

Escrito el 02-09-2019 por Nutraceltics Tips de Salud 0 243

Dejar un comentarioDejar una respuesta

Debes estar registrado para escribir un comentario.
Ant

No products

To be determined Shipping
$ 0.00 Tax
$ 0.00 Total

Prices are tax included

Check out