Cómo cuidar tu piel si padeces Diabetes.

Cómo cuidar tu piel si padeces Diabetes.

La diabetes es una enfermedad que afecta a un gran número de personas y su cuidado debe ser de manera integral, es decir, debemos mantener un buen control glucémico, nutricional, cuidados de la piel y de todo nuestro cuerpo.

De acuerdo con la Asociación Americana de la Diabetes (AAD), un paciente diabético es más susceptible a sufrir problemas en la piel: “Hasta el 33% padece alguna afección dermatológica a lo largo de su vida”. De hecho, en numerosas ocasiones tales problemas son el primer indicio de que la persona es diabética, sin embargo, es posible prevenir o tratar fácilmente la mayoría de las afecciones de la piel si se detectan a tiempo.

Se debe instruir a los pacientes de diabetes acerca de los hábitos saludables y reforzar las buenas prácticas de autocuidado e inspección de las superficies cutáneas. 

Una piel debe estar hidratada, es imprescindible para reforzar la función barrera de la dermis.

Algunas de las afecciones de las personas con diabetes suelen presentarse en forma de infecciones con bacterias y con hongos, picazón, dermopatía diabética, necrobiosis lipoídica diabética, ampollas diabéticas y xantomatosis eruptiva.

Generalmente, hay inflamación y una sensación de temperatura mayor en los tejidos, los cuales, están hinchados y rojizos, y en ocasiones pueden presentar dolor.

Es común que las personas con diabetes padezcan más infecciones bacterianas que otras personas. Los especialistas aseguran que las personas con diabetes pueden reducir la posibilidad de tener infecciones mediante el buen cuidado de la piel.

Algunas recomendaciones para el mejor cuidado de tu piel:

 

  • Piel seca. El control glucémico ayuda a evitar y a tratar problemas de la piel. La piel seca se presenta de forma más común en  las personas mayores, sobre todo en las piernas, manos y el rostro. En muchas ocasiones la comezón es un síntoma de que la piel está seca e inclusive podría estar irritada; es importante evitar rascarse para no empeorar la situación, ya que al rascarnos podemos aumentar el riesgo de una infección o de desarrollar úlceras.
  • Para fortalecer la piel es recomendable aplicar lociones humectantes y emolientes todos los días, excepto en aquellas zonas del cuerpo donde se acumule demasiado la humedad.
  • Secar el exceso de agua en la piel. Es muy importante eliminar de forma adecuada el agua de la superficie cutánea, sobre todo en zonas como los dedos de los pies, la ingle y las axilas. El exceso de humedad puede fomentar la generación de hongos y bacterias.
  • Utilizar zapatos amplios. Reduce la aparición de callosidades o rozaduras. Además las plantillas almohadilladas pueden reducir el desarrollo de úlceras
  • Cuidado de las uñas. Al cortar las uñas es importante poner especial cuidado, así evitarás heridas. Se recomienda cortarlas en línea recta y de ser necesario, pueden emplearse limas de cartón cuidadosamente.
  • Inspecciones periódicas. En especial se recomienda realizar revisiones frecuentes y minuciosas de los pies, y estar alerta ante cualquier herida para reducir el riesgo de cualquier infección.
  • Aseo en regadera o también conocido como ducha es mejor opción que un baño en tina, ya que éste favorece la maceración y la erosión la piel. Otra recomendación es que el agua sea tibia o templada.
  • Evitar la exposición al sol por lapsos prolongados y utilizar cremas protectoras solares de acuerdo al tipo de piel.
  • Vestir prendas fabricadas con fibras naturales y frescas como el algodón.
     
      

Lo más relevante es no auto medicarse. Acude a tu médico para definir el mejor tratamiento de acuerdo a tus necesidades.

Escrito el 25-02-2019 por Nutraceltics Tips de Salud 0 197

Dejar un comentarioDejar una respuesta

Debes estar registrado para escribir un comentario.
Ant
Sig

No products

To be determined Shipping
$ 0.00 Tax
$ 0.00 Total

Prices are tax included

Check out